Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

miércoles, 7 de diciembre de 2011

ENTREVISTA CON EL POETA ARGENTINO ESTEBAN PEICOVICH,5 diciembre, 2011




ENTREVISTA CON EL POETA ARGENTINO ESTEBAN PEICOVICH,5 diciembre, 2011

Por eduardo paz carlson


“En el reparto del azar me correspondió tener la palabra como cédula de identidad”


Esteban Peicovich (1930) ha sido periodista de gran renombre pero en los últimos años se transformado en un poeta reverenciado. A sus 81 años está escribiendo con la frescura de un adolescente  pero con la profundidad y riqueza de una larga vida de investigador de todo lo humano. Desde 1995 a 2008 fue columnista del periódico LA NACION. Desde 2009 es columnista dominical de PERFIL.com Llega a Montevideo a leer de su obra poética reciente, el próximo jueves 8 de diciembre a las 18.30 horas en la librería A Puro Verso.

¿Por qué visita Montevideo?

Porque hube de ser uruguayo pero mi madre cambió de novio y por ese dubitaje de ella me quedó el afecto singular por Uruguay desde adolescente. La visito mucho y he vivido temporadas aquí. Es una sociedad ejemplar. Y por su paisaje, un país paraíso.

¿Qué va a leer?

Lo que venga en boca. Contar. Leer. Hablar. Decir. Palabrear. Responder.

Usted es periodista y poeta. Hoy es reconocido como poeta pero durante muchos años se lo conoció más por su actividad como periodista profesional. ¿Cree que esta imagen suya de periodista afectó su imagen de poeta?

En mi caso hubo siempre un igual animal nombrador. Un funámbulo de la palabra. Como periodista siempre me sentí un ignorante especializado. Como poeta un niño emperrado en no dejar que le contaran la gran noticia del vivir. En mi caso ambos se potenciaron. Para bien como para mal, según.


El periodismo tiene una referente: la realidad  pura y dura. ¿La poesía, de donde se inspira? ¿De dónde salen los poemas?

El periodismo trabaja con los ecos de la realidad. La poesía con sus voces. Uno, con las palabras de los días. La otra, con las palabras del tiempo.


A sus 81 años de edad usted parece más creativo que nunca. ¿Todavía no perdió la fe en la poesía?

A mis 81 años no soy más que un hombre en gloriosa descomposición. A esta edad el tiempo es más creativo que yo. Los "octos" no somos más que bebés de regreso. Con suerte me queda la edad de un niño... Un niño obligado a estar cada día al borde de un peñasco y acuciado como nunca antes por el tiempo, "ese enemigo que nos maya huyendo" como apuntó Quevedo.


Por favor, defina en pocas palabras su estilo poético...

En mi caso este asunto es similar al del campesino: vivo para vivir. En el reparto del azar me correspondió tener la palabra como cédula de identidad. Fui así desde el arranque. Según mi madre, durante el primer tiempo en la cuna solo dije “yea yea yepa”. Jitanjáfora de tránsito que me acompañó hasta comenzar a escribir. Ya habitante de la cinta sin fin del idioma madre me busqué un idioma hijo. Un sitio donde fuese posible vivir como nuevo y no como un ser repetido. Un espacio de asombro perpetuo. Un paisaje del que espero me murmure un incierto día (o tal vez noche) lo porvenir/me.

¿Sus poetas predilectos? ¿Los que lo han influenciado más?

Seguro mi padre, obrero de pocas letras pero autor de su propio lenguaje. Luego, todos los que me alimentaron, Garcilaso, Holderlin, Esenin, Yeats, Vallejo, Herrera y Reissig,   Sandburg, Huidobro, y así hasta el más humilde coplero de por allí.

¿Para qué sirve la poesía?

Para ir y volver de la locura inocente y sorprendido como un niño.

¿Tiene un tema en particular su poesía?

Creo ser un generalista aunque señalaría que palabra, amor, tiempo, animales, asombro, viaje, muerte, pueden estar más tratados que otros.


Para quien no lo conozca, por qué libro suyo le recomienda empezar a leerlo.

O por el primero, "Palabra limpia de mi"(1952) o por el pronto a editarse, "Fauna íntima" para 2012.


 Los surrealistas decían que  sus armas para cambiar el mundo eran El Amor; La libertad y La Poesía. ¿Como le parece que les fue en el intento de cambiar al mundo?  ¿La poesía puede cambiar al mundo? ¿Hacerlo mejor?

La poesía no tiene como fin cambiar el mundo. Ella es el mundo. Lo saben la corza, el abedul, el colibrí, la ballena, el ciempiés. Ojala lo supiéramos de igual modo y al unísono los 7 mil millones de Sísifos que no paramos de jodernos los unos a los otros.

Lectura en
LIBRERÍA MAS PURO VERSO                                                
Peatonal Sarandí 675
JUEVES 8 DE DICIEMBRE
19 HORAS

...

Libros recomendados:
Prosa periodística

El ocaso de Perón (entrevistas y reportajes) (1975)

Borges, el palabrista  (entrevistas) (1980)
Poesía

"Palabra limpia de mí" (1952- 1960), "La vida continúa" (1963), "Hola Perón" (1965), "Historia viva" (1966), "Introducción al camelo" (1970), "La poetisa analfabeta" (1974), "Reportaje al futuro" (1974, España), "El último Perón" (1975, España)", "Borges, el palabrista" (1980, España), "Instrucciones al pavo real" (1993), "La bañera azul" (1995, España), "Poemas plagiados" (2000, España), "Gente bastante inquieta" (2001, Argentina) y  "Así nos fue" (2002, Argentina) “El Palabrista” (2005, Argentina), “El ocaso de Perón” (2007, Argentina).

Sobre "Poemas Plagiados"

En mi caso, vivo al servicio de las palabras que salen de mi boca imaginaria. Ellas me retienen a su antojo y me mantengo fiel a esa analogía invisible que hace de mi un esclavo dúplice: plagiado y  plagiario. Y siendo que soy un ex orangután asumido y confeso tengo derecho a esbozar una mínima justificación biográfica. Sea para dejarla en el interior de la próxima botella a ser echada al mar o como declaración de principios ante una academia de orfebres. Este derecho me asiste por un padrinazgo, el de Lautreamont y por la perpetuidad de dos de sus leyes: 1/”La poesía es el encuentro de un paraguas y una máquina de coser sobre una mesa de disección.» Y 2/ “La poesía debería ser hecha por todos y no por uno solo”
esteban peicovich


poema:



La entrevista
Esenio, treinta y tres años
soltero, nacido en Nazareth
adorado en Belén
bautizado en el Jordán
huido a Egipto
tentado en Jericó
distribuidor de panes                                                                  
y de peces
amigo de ladrones
miel del traidor
cómplice de Lázaro
azar de Barrabás
terror del Sanedrín
dilema de Pilatos.
Y de aquí en más, esas horas
de las que no hay memoria clara.
Y nada más hay, ni yo siquiera,
pues trasvasado fui a otros seres
donde sucedo y me suceden
ustedes
rogándome aclare la razón de este viaje
dos mil años después.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario