Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

martes, 17 de enero de 2012

TURISTAS MUEVEN EL VIENTRE ENTRE LAS DUNAS DE EL PINAR

Foto EPC, 2012, Caseta Guardavidas, playa El Pinar, 
parada 33, enero 2012


"¿No sabés donde hay un baño por acá?" Esa es la pregunta más frecuente del verano en el balneario canario de El Pinar. La respuesta es siempre la misma: "No hay baños públicos". No existe un solo baño público en la extensa playa de El Pinar.
Por Eduardo Paz Carlson, para Espectador.com

Los bañistas deben usar las dunas o el agua para orinar o ir de cuerpo. La otra opción es pedir en las casa de los vecinos de la zona o en los negocios del centro comercial para pasar al baño. Y no siempre la respuesta es un amable y comprensivo  “sí”. Tampoco hay duchas para los bañistas. 

Los guardavidas tampoco pueden hacer sus necesidades fisiológicas con la mínima higiene y dignidad. Pero ese es el menor de sus problemas.
 
“ Para ir al baño, nosotros… ¡atrás del médano! Ves a la gente merodeando buscando un lugar para hacer sus necesidades. Van  y hacen entre las dunas, en el agua o ves que orinan en botellas y después las tiran por ahí porque tampoco hay canastos o lugares para tirar la basura. O tenés que ir a la casa de un vecino a pedir que te presten el baño”, afirmó a Espectador.com, Aldo Rodríguez, guardavida con  11 temporadas de experiencia, en la playa de El Pinar, parada 33.

Federico Quartara, también es guardavida en la parada 33 de El Pinar y dio su testimonio. “La gente debería saber cómo son las cosas en la realidad. No es como en “Baywatch”, no, acá es muy mediocre todo.  La gestión de la Comuna Canaria es un mamarracho”, opinó.

De acuerdo a Quartara, el vandalismo y la inseguridad es otro tema en las playas de El Pinar.  “Una vez, tuve que realizar un rescate y los familiares de la victima me robaron todo. Prefectura es un mito. No les dicen nada a las motos, ni a los dueños de los perros, ni a los autos 4x4 que se meten, nada”.

“La comuna nos tiene abandonados, a la deriva. A nadie le importa nada. Según los estudios, debería haber un guarda vidas cada 250 metros de playa. Acá, entre caseta y caseta hay 800 metros: 800 metros hacia el Este, 800 metros hacia el Oeste. Y somos dos guardavidas. No tenemos moto de agua, por supuesto… ni tablas ni salvavidas, salvo los torpedos naranjas que este año nos dieron. El año pasado la prefectura tenía un cuatriciclo que lo compramos nosotros, a través de la cooperativa de los guardavidas y este año ya no lo vemos circulando. Nosotros nos entrenamos todo el año pagando nosotros el club. Llegamos bien entrenados al verano. La Intendencia o el Ministerio de Turismo no nos entrenan”.

No sólo los guardavidas están desconformes con los servicios que se prestan en la playa de El Pinar. También los vecinos de la zona.  “El Ministerio de Turismo podría instalar baños químicos en todas las playa de la Ciudad de la Costa. Se llenan la boca con la temporada de cruceros y eso, pero nosotros tenemos que mover el vientre entre las dunas o hacer pipi en el agua. Y si vamos a bañarnos nos afanan. ¿Dónde está la policia? Es una vergüenza”, denunció Leticia (45), una bañista vecina de El Pinar.

Nilda, de 62 años, también se quejó por la ausencia de baños públicos. “En mi caso vivo a dos cuadras de la playa y si tengo necesidad de ir al baño me voy a casa pero la gente que viene de lejos, ¿qué hace? Tampoco hay duchas. Tampoco vi puestos médicos o de primeros auxilios. Nada. Tenga en cuenta que son miles de personas en la playa que es muy larga”.

 “Las necesidades las tenés ¿y a dónde vas a ir? ¿A las dunas, en el agua? Es horrible. La intendencia debería colocar baños químicos públicos gratuitos. Ya que es tan importante como dicen todo el tiempo el turismo y el verano para este país, lo mínimo sería eso, un baño, ¿no?”, sentenció Valeria, de 25 años y quien vino a la playa desde Montevideo.

El parador Red Bar antes ofrecía baños para quienes iban a la playa. Ya no. Sylvia Gianoni, concesionaria del local ofrece su opinión. “Da mucha vergüenza cuando un turista extranjero te pregunta y le tenés que explicar que no hay baños. Por problemas de manguera para hacer la descarga, el baño estaba en el estacionamiento.  Llamé a la comuna les pedí que me ayudaran para solucionar esto pero nunca me respondieron. Al final los baños fueron vandalizados, y como los costos son enormes prescindimos de ellos el año pasado. La gente se quejaba porque les cobrábamos porque asumía que era un servicio de la intendencia pero éramos nosotros que brindábamos el servicio. Si hubiésemos podido tener los baños en el parador hubiera sido gratuito pero por la ineficiencia  y desinterés de la comuna no pudimos instalarlos correctamente y los tuvimos que eliminar. La intendencia te pide mucho y no te da nada“.

Orlando Scasso, director de Desarrollo de Turístico de la Comuna Canaria, reconoció la falta de baños públicos en la costa. “Es una carencia que nos preocupa y nos ocupa cómo resolverlo”, afirmó. 

A pesar de que ya pasó gran parte de la temporada sin baños, Scasso sostuvo que dentro del plan estratégico de la Comuna Canario “está conseguir baños públicos”, aunque “todavía no esta en marcha ese proceso”.  












No hay comentarios.:

Publicar un comentario