Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

miércoles, 16 de noviembre de 2011

OFICIOS EN EXTINCIÓN: JULIO & JULIO, BOTELLEROS

ENTREVISTA CON JULIO & JULIO, BOTELLEROS.
por eduardo paz carlson

versión sin editar                                                                                    fotos por epc

"Tenemos que pedirle permiso a los comisarios para poder trabajar”

Julio Padre 
Miércoles 15 de noviembre de 2011, El Pinar Sur, es una tarde luminosa de primavera. El sol se siente muy fuerte, a la sombra se está muy bien. Calma total. A lo lejos se escucha: “Botellero, botellero… ¡Fierro viejo, compr! ¡Muebles, compr! ¡Botellas, compr!...” Hace un rato que esta voz anda dando vueltas. Suena poderosa y metálica. Aparece un viejo Renault 12 desvencijado. En las ventanas tiene acoplados unos parlantes. Al volante, Julio hijo (32) y aferrado al micrófono, Julio padre (58). Son los botelleros del Borro, que están comprando cualquier cosa usada a los vecinos de la zona. “Somos laburantes, compramos de todo. No venimos a robar, no, estamos trabajando desde las 6 de la mañana, de arriba para abajo, todo el día” explica Julio padre con una pisca de indignación. Julio hijo agrega: “Hemos recorrido todito el país, todo. Desde Rivera, Paysandú, el sur, el litoral, la costa… ¡todo! ¡Y siempre comprando! Nos trillamos todo para parar el puchero…”  Al Cabo Polonio vamos 2 veces al año a comprar baterías y acá nos conoce todo el mundo… ¡pero parece que los milicos no!

Botelleros sin derechos Humanos

Julio padre cantando "Botellero, Botellerooo"
Julio padre se sale de la vaina por hablar y, tratando de no estallar, empieza a exponer su sentir: “Sin ofender, ¿no? … pero... . ¡Estamos Hartos! Vivimos de esto, hace años y los milicos…  no quiero ofender…  no nos dejan laburar. El que anda con esto quiere decir que no quiere robar. Pero si vos andás de la 6 de la mañana a las 8 de la noche para hacer 500 pesos por cabeza, quiere decir que no vas a robar. Tanto como el que lava vidrios, que no quiere robar ¡Dale una oportunidad a ese botija! ¡Pero no dan nada! ¡No te dejan laburar! Que el gobierno le dé al que labura una oportunidad pero que los milicos que no rompan las bolas.” Agitado, pero sin perder el buen humor, Julio padre respira hondo y murmura  “no seas malooo….Somo laburante, no somo ladrone, lo ladrones son ellos que buscan arreglo, ¿no viste? ¿Y dónde está el vento que se llevaron?”. Se hace difícil preguntarles sobre su oficio de Botelleros ya que hablan uno sobre lo que dice el otro, ansiosos por expresar que están hartos del maltrato policial. Julio hijo describe la complicada relación que tienen con la policía en cada pueblo que visitan: “Nos paran, nos revisan… hay pueblos y ciudades a los que no nos dejan entrar. Primero tenemos que ir a la comisaria o destacamento, dejar la cédula y nuestras cosas personales y ¡pedirle permiso al comisario para poder comprar…! ¡Tenemos que pedirle permiso a los comisarios para poder trabajar y si a ellos no les gusta nuestras caras, nos jodimos, no podemos trabajar!  Julio padre se levanta la remera y muestra una enrome herida en el abdomen y exclama:”Hermano, ¿ves? 4 operaciones tengo encima y ni siquiera me dan una pensión… los milicos te ponen contra la pared con las piernas abiertas y nos pegan y nos putean ¡parece la dictadura…nos seas malo! ¿Y los derechos humanos?  ¿No tenemo, lo pobres? ¿Y el derecho a trabajar? ” Julio padre se corta y sonríe ampliamente. Es porque una  vecina se acerca y les dice que tiene 2 Bidets y 2 juegos de baño para venderles. Charlan amablemente unos instantes y Julio Padre paga 1200 pesos por los artefactos. La señora feliz. Julio hijo acomoda  todo en el asiento de atrás del viejo auto.
Julio padre & Julio hijo
Se despiden muy cordialmente diciendo que no pueden hablar más porque  tienen que seguir “trillando y trillando para hacer un mango”.  
A paso de hombre el viejo Renault  cargado hasta el tope de trastos viejos sube por la calle San Juan hacia Giannatasio. 

Se escucha una vez más “Botellerooo, botelleroooo, hierros viejos compr, botellas compr... botelleroooo!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario