Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

viernes, 25 de noviembre de 2011

FRUIT BATS: Espíritu hippie, sonido rebelde y letras con trampa


versión sin editar

Por eduardo paz carlson

Fruit Bats es una banda americana  que suena un poco a The Grateful Dead, The Byrds, The Kinks, Fleetwood Mac y  hasta Supertramp pero,  que en algunos tracks como Lives of crime, recuerda muchisimo a los Beatles. Catalogada dentro los géneros Indie Rock, Folk Rock o  Alternative Country, sus canciones son frescas, con melodías y armonías (sobre todo las vocales) muy parecidas  al pop comercial de los últimos años  la década de 1960. Riffs, coros y arreglos de sintetizadores antiguos y mellotrones crean atmósferas  de  la temprana  psicodelia californiana. A primeras oídas las baladas de Fruit Bats  festejan los días hermosos, el amor y la alegría de vivir de un modo algo superficial pero en las letras -como ocurre con la mayoría  de las bandas del indie-rock-  hay un mensaje menos hippie, más amargo, menos idealista y mucho más oscuro sobre la vida y las relaciones humanas. La banda gira alrededor de su líder, el vocalista, multi-instrumentista  y compositor Eric D. Johnson (no confundir con Eric Johnson, el virtuoso guitarrista de jazz rock y new age o con su otro homónimo, el guitarrista de la banda de indie-noise-rock, Archers of Loaf).  Su canto es de alguien que está jugando y que está totalmente liberado: se siente que su voz fluye eléctrica.  En el timbre agudo  (casi chillón e histérico por momentos) de Johnson aparecen giros de Bob Dylan, Neil Young y  Roy Orbison.  
La banda ha publicado 5 discos: Echolocation (2001), Mouthfuls (2003), Spelled in Bones (2005), The Ruminant Band (2009) y Trpper (2011)

Nuevo disco

En su juventud, Johnson tuvo un extraño encuentro a bordo de un tren Iba de Chicago hacia Olympia, en Estado de Washington. Le tocó viajar junto a un vagabundo llamado Tony. En las 12 horas de viaje los 2 hombres establecieron una extraña amistad. Tony le contó su vida de peripecias sin igual y miserias varias. Le ofreció todo tipo de drogas. Le comentó “Naked Lunch” de William S. Burroughs mientras bebía whisky y despotricaba contra el mundo. De humor cambiante, le amenazó  físicamente y luego bromeó con él.  El tren atravesó las inmensas y desoladas planicies de Dakota del Norte. El joven Johnson se sintió inmerso en la mejor tradición de los “Hobos” cantantes folk americanos que viajaron de polizón en trenes de carga durante la gran depresión como Goebel Reeves o Woody Guthrie. Eran rebeldes peregrinos y vagabundos, predicadores de los infortunios del pobre y el descastado. Inspirándose en Jack Kerouac, otro “hobo” famoso,  Johnson intentó escribir un cuento corto, luego un guión pero no lograba  expresar lo que significó para él conocer la vida de ese vagabundo que se convirtió en su héroe.  Finalmente, la experiencia se plasma en la canción “Tony the tripper” del nuevo álbum de los Fruit Bats. En esta canción Johnson idealiza el espíritu  libertario y anarquista de quienes se lanzan a los de los “road trips”, Este estilo de vida tiene un estricto código de valores y un vocabulario. Con el correr de los años y la cantidad de gente famosa que emprendió esa filosofía vital (Charles Bukowski, Robert Mitchum, Eugene O'Neill y George Orwell entre muchos más) el “hoboísmo” se transfromó a parte de la mitología popular del país-continente norteamericano.
En un Uruguay, existe una versión de este espíritu: el “andante” o “caminante”. Pero  todavía no hay composiciones roqueras que lo celebren.
Luego del viaje iniciático con Tony, Johnson se concentra en su carrera de compositor de folk rock.  A finales de la década de 1990, enseño música en el “Old Town School of Folk Music”  de Chicago. Luego fundó   I Rowboat, una banda de space-rock. Hace más de una década que está componiendo para  Fruit Bats. Paralelamente ha colaborado con las bandas  de rock experimental Vetiver, Califone y The Shins.  En los últimos años, Johnson se ha convertido en un exitoso productor de festivales (por ejemplo, los festivales: Huichica Music Festival en Sonoma, California; Invisible Children Benefit Show) y compositor de bandas sonoras para películas como "Ceremony, o "My Idiot Brother,".

Recomendados

De sus 5 discos resaltan el disco debut, Echolocation  y The Ruminant Band .
En Echolocation, la banda se esfuerza por sonar más folk- country  que rock.  “The Old Black Hole” es un hermoso ejemplo de esto: muchas guitarras acústicas y slide, coros desganados y resbalosos, ambientaciones cálidas y calmas. En “Glass In Your Feet” banjos, mandolinas guitarras voces y kalimbas se combinan dulcemente.  De The ruminant Band se destaca  “Singing Joy To The World”, una pequeña joya: voz y guitarra y mucho sentimiento.  “When U Love Somebody” es el tema más popular de la banda. Está en disco Mouthfuls .  Habla del amor con una pisca de cinismo: “Baby, remember on the bus and my hand was on your knee When you love somebody it's hard to think about anything but to breathe
Baby, I am the cub who was washed out in the flood When you love somebody and bite your tongue all you get is a mouthful of blood”
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario