Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

viernes, 27 de mayo de 2011

El Templadismo y La Nueva Simplicidad de Daniel Drexler

ENTREVISTA CON DANIEL DREXLER 12 MAYO 2011

versión completa sin editar
Por Eduardo Paz Carlson entrevista freelance vendida a El Observador

Más abajo vea la  versión publicada en el suplemento O2 .


El cancionista montevideano habla sobre el concierto del 27 mayo en El Tartamudo, El Templadismo, Brasil, sobre Mar Abierto -su próximo disco- y explica la nueva simplicidad de sus creaciones

¿Qué músicas va a presentar el 27 de mayo en El Tartamudo?

El próximo 1 de junio lanzamos el disco Micromundo en Brasil, en el Teatro Sao Pedro de Porto Alegre. El concierto del 27 es como una despedida del público montevideano. Me presento con la banda completa: Federico Righi (bajo), Daniel López (piano), Javier Cardellino (percusiones), Eduardo Mauris (guitarra eléctrica). Voy a tocar temas Micromundo y algunas canciones nuevas. Va a estar muy bueno.

¿Qué banda lo acompañará en el Sao Pedro?
La misma que el 27 pero sumando a Ángelo Primon en sitar y viola caipira. Además tendré como invitados a Richard Serraría, un rapero muy bueno, Zelito (Zelito Ramos Souza), cancionista y guitarrista (y violinista) luminoso con quien estoy preparando canciones a dúo para mi próximo disco. También va a estar el también cancionista Macelo Delacroix con quien ya trabajé en el proyecto Montevideo-Porto Alegre sin Fronteras. Luego viajo a argentina, Colombia ecuador, Perú, y en panamá. En setiembre vuelvo a España a Barcelona al festival Barnasants. Además, en estos días estamos en contacto con Pere Camps el director el festival ya que tiene intenciones de cerrar la próxima edición el festival en Montevideo en abril del 2012. Pero lo inmediato para mi es Brasil.

En Brasil su música está teniendo gran difusión.

La cosa en Brasil se puso bastante linda. Ya el año pasado hicimos un proyecto muy grande con Vítor Ramil y la Orquesta Filarmónica en el Teatro do SESI de porto Alegre y también tocamos con entradas agotadas en el teatro SESC de Vila Mariana de Sao Paulo. Debido al éxito la productora decidió lanzar Micromundo con todo en Brasil ya que el público allá nos recibe con tanto cariño. Comenzamos a ser conocidos en el área de Sao Paulo pero ahora nuestra música está llegando a todo el Brasil.

Brasil vive como en un mundo propio con respecto al resto de América. ¿Musicalmente, por el Sur parece estarse abriendo más?

Brasil tiene una identidad muy poderosa. Yo en particular y creo que la mayoría de los músicos uruguayos son admiradores de su cultura. Hay una cosa muy fuerte. Histórica, geográfica, política.
Fuimos parte del Brasil en una época, eso nos marcó. Con argentina es más de raíz. También puede ser una reacción de escapismo a ser tan parecidos a los argentinos entonces afirmamos más nuestra identidad pareciéndonos más al Brasil. Se están proyectando hacia el mundo en todas direcciones y se están interesando cada vez más en nosotros, culturalmente, sobre todo los artistas del sur del Brasil. Su vía de comunicación más clara con el resto de América del sur es a través del sur, a través de nosotros. Uruguay es el país de América del sur que mejor entiende el universo brasilero.

¿De esta interacción cultural surge “el Templadismo”? ¿Qué es “el Templadismo”?

Daniel Drexler en su  estudio, mayo, 2011. Foto eduardo paz carlson
El Templadismo es un descripción de lo que pasa en lo cultural en esta región de América. Hay una región de clima templado que abarca gran parte de la cuenca del Rio de la Plata o sea, el sur del Brasil, Entre Ríos, Santa Fe, Parte de Córdoba, Corrientes, Misiones y toda la Pampa Húmeda argentina que es el Mapa de la Milonga, (también el del Mate) tiene una identidad cultural clarísima. Es la identidad saltando 3 fronteras políticas y una frontera lingüística que me parece muy interesante y que estuvo muy marcada por todo el proceso de independencia de los países de esta zona donde cada país quiso marcar que era un país diferente con señas propias. Ahora, 200 años después podemos reconocer sin miedo a perder identidad que somos muy parecidos. Culturalmente somos una unidad, eso es innegable. Empecé inocentemente a jugar con esa idea. Entre en contacto con escritor y músico de Pelotas, Vítor Ramil que estaba escribiendo sobre “la estética del Frío” y de cómo el sur del Brasil estaba más ligado a esta cuenca que te mencionaba que al resto del país. Ramil tiene un abordaje muy parecido de los temas folklóricos a los que puedo tener yo, mi hermano Jorge, Ana Prada o Martin Buscaglia o Kevin Johansen. El rol que cumplieron los Tropicalistas en su momento, el lo hace con esta zona templada en clima y en emociones. Kevin empezó a hablar del “Subtropicalismo” como otra forma de nombrarlo. Con el tiempos e ha ido armando una idea de lo que hacemos muchos músicos de la zona. El darnos cuenta de que hacíamos cosas similares, que compartimos una estética y una forma de ver al mundo fue provocando, catalizando encuentros multidisciplinarios riquísimo que siguen, por supuesto, hoy en día y tal vez con más fuerza que nunca. Es como una agitación cultural y también de un análisis intelectual, no diría teórico pero si de una exploración de este fenómeno cultural, musical y poético o que nos va empujando hacia algo. Templadismo lo llamamos ahora, no sé en el futuro como lo denominarán.

¿Pero puede explicarlo en términos estéticos más precisos?

Es dinámico. Se está construyendo sobre la marcha. Es un viaje, lo más importante, como dice Ramil, es el viaje mismo en el que estamos, no hacia dónde vamos. En el proceso de generación de canción se reflejan varias cosas que yo sospecho que tienen que ver con el clima, la geografía, la topografía, la demografía. No hace ni mucho frio ni
mucho calor. La luz no es tan estridente como en los trópicos ni tan fría como en Ushuaia. Somos gente de busca los términos medios. Nuestras letras no reflejan grandes alegrías como se ven en la música tropicalista, no planteamos grandes certezas. También nos moldeó como sopla el viento suena el viento cuando sopla sobre nuestras tierras, a los rumores de las lluvias pero, así mismo, somos hijos de las conglomeraciones urbanas, es más, yo diría, que principalmente, es una visión urbana de nosotros mismos y de nuestro folklore. Abordamos los temas folklóricos con una visión urbana actual.

¿Entra el Pop, el rock en el Templadismo?

Por supuesto. Entra todo lo de nuestra época. Somos muy abiertos. No tenemos un regionalismo cerrado o tradicionalista. No nos interesa a ninguno de nosotros generar compartimentos estancos ni nacionalismos intolerantes.

¿Es un movimiento el Templadismo?

De ninguna manera es un movimiento. Que eso quede muy claro, por favor: no somos un movimiento organizado ni nadie tiene pedir permiso para nada, o sea, Yo no le voy a estar pidiendo carnet de pertenencia a nadie. Esto es “algo” dinámico y absolutamente abierto. Cualquiera puede aparecer y aportar. Es un abrevadero abierto a todos. También es una búsqueda. Por ahora, el templadismo no es un movimiento, es una idea, un montón de rasgos en común que descubrimos al charlar entre nosotros, al tocar juntos. Nada más.

¿Cuándo se refiere a “nosotros”, a quienes se refiere?

Bueno, a los músicos que me acompañarán en el show del 1 de junio en Sao Paulo, más los brasileños Pirisca Grecco, Mario Falcao. En argentina puedo destacar a Lisandro Aristimuño, Pablo Gringot, Tomi Lebrero, Kevin Johansen. En Uruguay a Martín Buscaglia, Ana Prada, Carlos Casacuberta, mi hermano Jorge, Samantha Navarro y muchos más. Pero repito, no es un movimiento. En casi todos los diarios de la región se ha comentado este fenómeno cultural que es el templadismo y los periodistas se esfuerzan por tratar de etiquetarnos. Me resisto a eso. No nos quieran acotar. No nos quieran poner en un molde, no, por favor. Mejor, déjense llevar y disfruten del viaje con nosotros.

¿Dentro de esta búsqueda está surgiendo su nuevo disco?

Pasa esto: a veces estoy presentando en vivo Micromundo pero en m cabeza está sonando mi próximo disco. Este disco va a ser un disco de canciones y va a ser un disco grabado en vivo. Vamos a grabar “en simultaneo” con toda la banda presente. Va ser en vivo, en un concierto pero sin público para captar el sonido espontáneo y natural de la banda tocando y la resonancia real de una sala de conciertos. Estoy muy interesado en volver al formato que utilicen Vacio, mi 3er disco. Micromundo fue un disco de grabaciones pro Overdub pero el próximo va a ser un disco en vivo, nuevamente.

¿Cuantas canciones?

Ya tengo unas 14 canciones de las cuales 7 u 8 ya están terminadas: estoy en pleno proceso compositivo y de ensayos. Probablemente entre diciembre y marzo del 2012 lo estaré grabando.

¿Sigue con su estilo o está cambiando?

Hay un hilo conductor entre mis 4 discos. Uno va creciendo y va incorporando nuevos lenguajes. En este caso puedo decir desde ya que va ser un disco más sobrio. Abrevando del Templadismo, busco una simplicidad y una claridad nueva. Según Vitor Ramil, la sobriedad también caracteriza nuestras expresiones culturales, somos sobrios. En el folklore argentino se nota mucho, esa sobriedad, pulcritud guitarristica, control de las emociones y en el cuidado de las formas. Vitor remarca que al estar en el sur del Brasil, el nota muy fuertemente el contraste con la expresividad exuberante del norte, de Río de Janeiro, Salvado o Recife por ejemplo. La nuestra es una sobriedad armónica y una sobriedad estética. En los colores que voy a utilizar en la paleta sonora de este disco estoy pensando que las canciones, básicamente, estén defendidas por piano, bajo o contrabajo, percusiones y guitarra.

¿Va a ser algo “simple” entonces?

Simple, sí, ¡con toda la complejidad de lo simple! Estoy buscando hacer algo así, algo que tanga mucho espacio, mucho aire, mucho rango dinámico. Como discos de referencia tengo desde Kind of Blue de Miles Davis hasta Délibáb de Vitor Ramil pasando por los discos de Joao Gilberto o los disco de Bjork.

¿Bjork?

Sí, en el sentido timbrico, no tanto en los sonidos electrónicos. De hecho, muchas cosas de Bjork que he escuchado últimamente, son acústicas, muy vocales, muy interesantes. ¡Y mucho espacio! Es lo que busco, ¡Espacio! ¡Claridad! Esa cosa que uno cierra los ojos y está en paisaje nórdico al escuchar a bjork pero incluso más allá, en es el sentido estético, una sensación de limpieza y fluidez, una sensación de dar en el blanco. Me interesa mucho ver atrás de lo que está haciendo el músico estás viendo también, te está llegando el paisaje desde donde se generó esa cosa que está cantando o diciendo. Eso hacemos con el templdismo, sin darnos cuenta: cantamos desde una visión urbana, a nuestro lugar, a nuestra forma de ser. Me siento parte de un proceso más grande que yo en el que me estoy moviendo con mucha comodidad.

¿Ya tiene nombre su nuevo disco?

“Mar Abierto “es el nombre, casi seguro. Me encuentro ene un momento en mi vida, a los 42 años parado en un lugar en donde el horizonte para mi tiene 360 grados. Y para donde me lleve el viento, para ahí estoy yendo. Es una sensación muy linda. Después de mucho tiempo de haberme sentido con muchas presiones y sufrimiento y desgastes, he llegado a un punto en el cual estoy abierto a lo que venga y con una gran s sensación de vitalidad y una gran sensación de posibilidades abiertas en cualquier dirección. Tengo 2 hijas, estoy esperando un nuevo hijo (o hija, no sabemos), finalmente puedo vivir de la música, he logrado poner ni profesión en un lugar de mi vida que realmente es el correcto y sin presiones que es la investigación de neurociencias, en fin, que me siento pleno y libre. Este disco e s claramente un reflejo de este momento que estoy viviendo de ahí lo de “Mar Abierto”. En este momento hago lo que se me antoja y que venga lo que venga.

Usted cuida mucho las letras de sus canciones, musicaliza poemas. Aparte de lo poético usted juega mucho con al temática científica en sus letras. ¿En este sentido, “Mar Abierto” que nos presenta?

La medicina me proporcionado una gran fuente de inspiración. Por ejemplo en Micromundo, que para mí en algunos aspectos está muy relacionado con el disco Quanta de Gilberto Gil, letras como, movimiento Browniano, el horizonte de sucesos o por ejemplo, “lo que siempre fue” que hablar de los Quarks, “la Incertidumbre” habla del Principio de Incertidumbre, “Descolgados” habla de los universos paralelos. Y estoy es inevitable, uno escribe de quien uno es, Yo soy músico pero también científico.
En Mar Abierto no va a ser así. La letras hablan de mis situación vital, del amor por mi mujer por mis, de mis nenas, de la felicidad, de mis amigos, etc. En las canciones los que hacés es contarles a los demás como ves vos el mundo.
Lo que nos está pasando a muchos músicos de mi generación es que nos dimos cuenta que nos formamos muchos años como músicos pero que habíamos descuidado totalmente nuestra formación literaria por así decirlo. Nunca estudié para saber escribir, si para saber componer o tocar la guitarra Por eso, en la actualidad, estoy redescubriendo el mundo de las letras. Estoy buscando poetas, leyendo mucho, estudiando. Las letras, la poesía es fundamental para la canción y me di cuenta que me gano la vida escribiendo canciones pero que nunca estudié como escribir. ¡Se me cayó la ficha!
Por ejemplo cuando estoy haciendo algo tonal en una canción se que lo estoy haciendo y cuando busco romperlo sé cómo hacerlo pero cuando escribo una letras o un poemas ya no me siento tan seguro porque no tengo el mismo nivel de preparación. Por ejemplo, recién me estoy entrando hoy de lo que es el verso libre y de lo difícil que es musicalizarlo. Martin Buscaglia está experimentando escribir en décimas, y otras formas antiquísimas pero adaptándolas al lenguaje contemporáneo y nuestro... Ese tipo de búsqueda te abre mucho el espectro creativo y ene so también estoy yo.
Últimamente me siento con más peso en lo que escribo como letrista o poeta que como compositor.

¿Usted es cantautor o cancionista?

No soy un cantautor, no me gusta ese término, no me gusta como suena. ¿Qué significa? Está ligado a una estética de izquierda, revolucionaria, de los años 60tas con al cual conviví pero yo ahora vivo en el 2011, el mundo cambió. Además es un España se equipara a una actitud de descuido por las formas, las técnica guitrristica que no me es agradable. Yo soy un cancionista. Ser un cancionista es una cosa diferente a ser un músico. Cancionista es una palabra que aprendí en Brasil y que pedí permiso para usarla y de ahora en adelante soy cancionista. Este concepto de “cancionista” hace énfasis hace énfasis en que vos so un cultor de un género que es un género maravilloso, atemporal, un genero hibrido que no es sin música ni poesía y todo al mismo tiempo y que tiene un poder enorme.
Los cancionistas somos “devotos de la canción”, como dice Gilberto Gil.

¿Su ideal sería: una luz, el escenario, usted y su guitarra y una canción y nada más?

Todavía no estoy pronto pero hacia ahí me dirijo…













Entrevista realizada por Eduardo Paz Carlson
la mañana del jueves 12 de mayo de 2011
versión publicada por el suplemento O2 de El Observador

No hay comentarios.:

Publicar un comentario