Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

miércoles, 5 de octubre de 2011

Entrevista con Lisa Block de Behar, Carlos Rehermann, Hugo López Chirico, Riccardo Boglione y Mario Handler.

http://www.universidad.edu.uy/prensa/renderItem/itemId/28917/refererPageId/12


Aprovechando la reunión de intelectuales nacionales en el marco del seminario "Perspectivas Críticas organizado por la UDELAR, El Observador preguntó sobre la libertad de expresión y el rol de la crítica en Uruguay.

¿Qué es este  Seminario "Perspectivas Críticas"?

Lisa Block de Behar
Lisa Block de Behar: Se trata de una actividad curricular que realizamos en el marco del Seminario de análisis de la comunicación (Ciencias de la comunicación, Universidad de la República), similar a otras que ya han ocurrido con anterioridad cuando nos reunimos, en la misma sala de actos del Museo Nacional de Artes Visuales, para exponer y discutir distintos puntos de vista sobre "Cine y totalitarismo" (las actas fueron publicadas por la Universidad Nacional de General Sarmiento en Buenos Aires), y acerca "Del documento a la ficción. Sobre la comunicación y sus fraudes" (que se encuentra en prensa en la actualidad, con bastante atraso, lamentablemente, también en Buenos Aires).

¿Qué piensan lograr con este seminario?

LBB: En este caso, no sé si podremos lograr algún avance respecto a un tema que nos preocupa a todos y no solo a quienes nos encontramos comprometidos con los estudios  de comunicación. Nos proponemos, eso sí, habilitar un modesto espacio de iniciación y diálogo para plantear los aspectos que más nos interesan y tener la oportunidad de escuchar distintas voces y perspectivas, con serenidad, con ponderación, con el propósito de recuperar una realización cultural que se encuentra en crisis, en un período especialmente crítico en el que son varias y diversas las crisis que coinciden.

¿Recuerdan la película "Tiburón"? Al tiburón no lo vemos casi nunca. Es una sombra que nada en las profundidades y que cuando sube se come a la gente.  El  tiburón va a estar dando vueltas en las profundidades de este seminario.  El tiburón es la respuesta a esta pregunta: ¿Piensan ustedes que existe verdadera libertad de expresión y libertad de prensa en nuestro país hoy (o desde 1985)?

Carlos Rehermann
Carlos  Rehermann: No creo que la expresión "libertad de prensa" tenga sentido en esta época. No se trata de un problema actual. En tiempos de capitalismo burgués no tiene sentido hablar de libertad. Tenía sentido hablar de libertad durante al absolutismo, y justamente la crítica, asociada al periodismo (es decir, a publicaciones periódicas, especialmente revistas culturales y literarias) nace como lucha contra el absolutismo. La libertad de expresión era un reclamo oportunista de la burguesía, y en algunos casos de la propia aristocracia capitalista.
¿Qué sentido tiene hablar de libertad de expresión cuando el periodismo depende de empresas con fines de lucro, o con fines sectoriales, políticos o de otra clase? No conduce a nada, no tiene sentido y, en todo caso, la discusión de un tema como ese terminaría alimentando un fin político o empresarial.  

Lisa Block de Behar: Aparentemente la libertad no falta (o por lo menos no le falta a todos). Veremos qué dirán quienes actúan en los medios y se pronunciarán en este sentido de acuerdo con sus experiencias e impresiones.

Hugo López Chirico: No lo sé. Si existe, como todas las libertades, es precaria, amenazada,  condicional y necesita ser defendida a diario. Se encuentra particularmente amenazada en el continente la libertad de prensa. Se multiplican los gobernantes de pieles extremadamente sensibles a las críticas que no admiten el roce ni del pétalo de una rosa (pienso en cierto carilindo del Pacífico).  Una medida para evaluar  mejor la situación de libertad de prensa aquí  será el destino periodístico que cumplan las respuestas siguientes.  El tiburón es un clima de coerción difusa.  Acá se percibe temor a opinar, a criticar.
Yo, por ejemplo, estoy proscripto por el Frente Amplio. Hace poco, Coriun Aharonian me mandó un email “ordenándome” no ser crítico con el Partido Comunista. ¡Hay que preservar la libertad de pensamiento!

¿Proscripto? Maestro, ¿Puede ahondar en ese concepto?

H. López Chirico
HLCH: No, no puedo… ¡Es que nunca me han dado la razón! Fue un “juicio” secreto con un fallo que no  es secreto porque se perciben las consecuencias (han prohibido dirigir las orquestas del SODRE, por ejemplo.) Nunca nadie me dijo “No podés dirigir las orquestas uruguayas por tal y tal razón”. Al mismo tiempo  esta situación viene acompañada de una actitud sumamente hipócrita que es en público darme muestras de una enorme estima y admiración pero en privado prohibirme dirigir.
Mi caso nunca fue tratado por ningún periódico (ni de la oposición ni del gobierno).

Mario Handler
Mario Handler: Hay mucha demagogia. Hay una mentalidad pueblerina “Anarco-Fascista”.  Y a mí me ha pasado algo similar. Seguramente te refieres a la libertad de expresión general, más grande concepto que Prensa. Y así, en el Cine, así como en el Periodismo, hay la libertad que hay en las familias donde no se puede decir todo, porque somos... familiares. Provincianos, chicos... Todos suprimimos expresiones, que parten de informaciones que poseemos y que las guardamos en armarios. No hay más que pensar en la diferencia de hablar con un periodista, donde nos cuenta mucho más allá de lo que publica. ¿A dónde va o se queda ese tesoro informativo? Todos pensamos que la historia aclarará todo... después de décadas. En lo personal, en mi cine, trato de no guardarme casi nada, pero me he creado fama de “polémico”; ¡que así sea! Pero en la otra vida mía, reconozco que me freno, para poder expresarme solamente en mi cine; incluso en la Universidad me reprimo... y no digo todo lo que pienso.

RB: A nivel práctico y personal, sólo puedo hablar de mi experiencia, vale decir de mi trabajo en La diaria. Diría que la libertad es total en el sentido de que siempre decido yo de lo que voy a hablar y como hablaré de eso. Nunca ha pasado que me rechazaran un tema, censuraran mis notas, ni cambiaran el sentido de mis textos. Puede ser, por lo escuchado, que en otros medios no haya una libertad tan grande, o directamente no la haya, pero naturalmente no conociendo la situación por dentro, no puedo opinar sobre eso.

¿Para qué sirve la crítica? ¿Es necesaria?

LBB: No dudo de que la crítica cumpla un papel fundamental en el desarrollo cultural de una comunidad, propiciando la difusión y el conocimiento de distintas formas de creación, promoviendo la reflexión, analizándolas, comparándolas, consolidando el juicio, los valores. Todo lo que más nos interesa en un país que, como el nuestro, supo tener críticos que fueron como "faros" que, desde su elevación (como decía algún poeta), iluminan mil ciudadelas, emiten "una orden pronunciada por mil portavoces", orientan rutas y rumbos  disminuyendo sombras de la ignorancia o el desconcierto de laberintos tan misteriosos como océanos. Los faros fueron para Baudelaire los mayores maestros de la pintura y el poema los registra, uno por uno, en tanto que pretende declarar el "mejor testimonio de su dignidad."

¿Existe una crítica hoy? (literaria, teatral, musical, etc.)

LBB: Salvo algún caso muy preciso, o muy precioso, creo que cabe preguntarse si la escasez crítica no es una de las más evidentes manifestaciones de su crisis.

Riccardo Boglione: Noto, hablando de mi campo (las artes visuales), que – en general – diarios y revistas, obviamente con excepciones, difícilmente profundizan los temas o los autores, no los problematizan. La tendencia parecería la de una suerte de “praxis del comunicado de prensa”: datos, algún comentario ya “digerido”, más datos. Lo cual parecería acercarse a una fantomatica objetividad, que por supuesto no existe. Reproducir, más o menos, lo que las galerías, las instituciones, etc. divulgan agregando poco más, denota una clara posición ideológica, disfrazada de equilibrio: el aniquilamiento de la instancia interpretativa a la hora de hablar de una(s) obra(s) y la consecuente neutralización de su función simbólica en lo social. Finalmente, es claro que un sistema en el que el periodista, el crítico, quién informa, está sometido a presiones censorias es fuertemente enfermo, pero a veces opera una especie de autocensura de quienes escriben, a nivel consiente o inconsciente. El crítico, el periodista, debería pensar (o repensar) para quién escribe. Parece un ejercicio superfluo o tautológico, pero no lo es: todos diarios, todas revistas tienen líneas editoriales (por contradictorias y crípticas que puedan aparecer, aunque en la mayoría de los casos no sean tan difíciles de entender) y es evidente que si chocan patentemente con las ideas de uno, es él/ella quien tendría que recolocarse según su ideología. 

HLCH: El crítico no debe escribir solo para su cofradía de intelectuales, solo para sus “panas”. Tampoco hay que desvalorizar al público: Si al público le das un producto de calidad, el público lo reconoce y responde a la calidad. La gente no es tonta. La calidad vende. El crítico debe difundir y educar con calidad periodística pero sin esoterismos.

¿Puede un crítico hacer su trabajo con total libertad hoy?      

Mario Handler
MH: Sí, pero ¿cuál libertad? Tu periódico, El Observador, era un buen periódico, hasta que comenzó a suprimir casi totalmente cualquier mención al cine nacional, que ya no es ni analizado, ni promovido, ni calificado por ese diario. El País redujo mucho la crítica de cine. Y eso que es un tema que en el mundo sigue interesando sobremanera, mientras en Uruguay ha disminuido. Por otra parte, El Observador, que me ha tratado muy bien, fue el único periódico que intentó someterme a la justicia, haciendo de policía, lo no prosperó. ¿Cuál libertad ejercía el periodista cuando reprimía a un colega, como yo?
     
HLCH: No puedo opinar idóneamente sobre ese aspecto en el Uruguay de hoy. He pasado treinta y cinco años fuera del país y mi única experiencia como crítico (musical) fue un brevísimo pasaje por Época en 1962. Tengo en cambio una vasta experiencia como sujeto de críticas como intérprete en el período anterior a la dictadura y durante parte de esta. Quizás ese pueda ser mi aporte. El testimonio acerca de una muy sana esquizofrenia.  Estimo en alrededor de un millar las críticas sobre mis conciertos  sinfónicos entre 1963 y 1976 existentes en la prensa montevideana de todas las tendencias. Corrían tiempos cada vez más duros. Yo era el director  de una de las dos orquestas sinfónicas pertenecientes al Estado uruguayo, al tiempo que era un individuo públicamente jugado por las causas que insurgían contra los gobiernos de turno de ese Estado. Tan jugado que terminé destituido y exiliado. La prensa, mayoritariamente, apoyaba al Estado, a sus instituciones (también yo),  y a los gobiernos surgidos de ellas. La esquizofrenia, flagrante, consistía en que mientras en sus páginas editoriales la prensa  atacaba frontalmente aquello que yo defendía, en sus páginas de espectáculos sus críticos actuaban libérrimamente elogiando mi trabajo a veces de forma hiperbólica. Hasta el último momento antes de mi exilio en 1976 continuaron haciéndolo, incluso desde diarios jugados a favor de la dictadura. Sin la más mínima duda gozaban de irrestricta libertad de juicio crítico y la ejercían. Reitero mi ignorancia acerca de la situación actual.

 ¿Puede un creador hacer conocer sus obras con total libertad en nuestro país hoy?

Carlos Rehermann
CR: La insistencia en la libertad empieza ya a invadir terrenos propios de la obsesión…

MH: Si no toca estructuras y pensamientos de dolor, no pasa nada, hay libertad. Si impulsa ideas contrarias al establecimiento, no hay libertad de difusión, no se paga.

HLCH: Franca y decididamente no. Es una batalla que hay que dar. Una batalla de siempre. La batalla por la libertad de expresión, que no es sólo la de los creadores, sino que incluye a los intérpretes. La censura  en ese campo en el Uruguay de hoy es extremadamente grave y se da en grado de violación a los Derechos Humanos. Así como en la respuesta anterior suspendí el juicio por carencia de experiencia, en este caso hablo por experiencia directa. 

MH: Para un periodismo libre y de verdad, profesional, hay  que crear una poderosa televisión pública independiente de cualquier poder imitando los mejores modelos europeos como el de la BBC, no España. Cada ciudadano paga un impuesto para la radio y la televisión. Televisión y radio de calidad. Copiemos y adaptemos lo bueno en el mundo: El modelo que me gusta más es el sistema Holandés en el que no se entregan frecuencias, se dan programas, espacios. Muy interesante. O el consejo autónomo de la televisión como en Alemania. La televisión actual destruye el periodismo. La televisión actual al decir que Helmut Thoma, el gerente de la RTL, la televisión es para transmitir la venta, nada más. No nos interesan los jóvenes en formación ni los jubilados. Solo la venta. Vehículo de publicidad. El periodista escribe en los huecos que deja la publicidad.

Mario Handler
¿Los periodistas invitados a en este seminario pueden decir lo que de verdad pensamos sobre este tema sin temor de ser regañados o incluso despedidos de los medios en los que trabajan?

MH: No.

CR: La gracia es no perder el temor. No existe un medio, ni un periodista, que pueda trabajar sin temor. Cuando ese periodista o ese medio existan, será que es un medio oficial, o un periodista a sueldo del poder, sea este político o empresarial. Si un periodista dice que trabaja sin temor, en cualquier parte del mundo, es a él a quien hay que temer.

 Internet ha cambiando la prensa escrita. La aparición de los blogs, los diarios online, los foros de discusión mundial en tiempo real, el periodismo ciudadano y directo vía celular, etc.
¿Cómo impacta eso en la prensa escrita y la prensa "tradicional" u ortodoxa?
¿Cómo está cambiando internet el rol de la prensa escrita y a la actitud de los periodistas profesionales frente a la información?

CR: No tengo la menor idea. 

LBB: El impacto de internet, los blogs, los diarios online...la libertad total parque cualquiera escriba lo que quiera en internet... el periodismo ciudadano y directo via celular, etc. ¿cómo impacta eso en la prensa escrita y la prensa "tradicional" u ortodoxa... no sé cómo llamarla... como está cambiando la internet el rol de la prensa escrita y la actitud de los periodistas profesionales?
Usted menciona uno de los mayores cambios y es, precisamente, el análisis de esa transformación un tema que mucho nos interesa. Pienso que en el curso  de estas jornadas sobre "Perspectivas críticas" se dedicará buena parte del tiempo y de los diálogos a esclarecerlo.

Hugo López Chirico
El presidente Mujica se quejó en esos días de que "cualquiera escribe cualquier cosa" en Internet  y que se dicen cosas injuriosas sobre el gobierno.  El presidente declaró que “hay que hacer algo” para controlar esto. Además, ha amenaza do con retirarle la publicidad oficial a los medios que no informen lo que al gobierno le guste. ¿Qué opina de esto?

CR: No tengo opinión, porque no conozco esos dichos. ¿Cuál es la amenaza? ¿Quién amenazó? ¿Qué le gusta al gobierno? ¿Quién es el gobierno?

Mario Handler & Hugo López Chirico
 LBB: No escuché esas declaraciones del Presidente pero es cierto que cualquiera puede escribir cualquier cosa y no está nada mal que eso ocurra... hasta se ha dicho que se favorecería así una vía de democratización progresiva. Pero estoy de acuerdo en que si se promueven formas de terrorismo desde las redes, o de fascismo y sus violentas variantes, se debería proceder. 
Me parece mucho más grave que esas incursiones informales en las redes el hecho de que un mandatario totalitario, que ejecuta a homosexuales, que lapida a mujeres, que encierra en cárceles siniestras a los disidentes, que los tortura hasta matarlos sin dar noticias de sus innúmeros crímenes, pueda utilizar una tribuna internacional. Por otra parte, nadie deja de reconocer, a esta altura, que hay obras, las más valiosas, y escritos espléndidos, tesoros hasta hace poco desconocidos o difícilmente accesibles que se encuentran al alcance de cualquier pantalla.

2 comentarios:

  1. Te vas de Uruguay, pasan 30 años y un día en la red, te encuentras a esta mujer que sigue teniendo la misma cara de mala uva de forever and ever y que sieeeeeeempre dice lo mismo...menudo aburrimiento....

    ResponderEliminar
  2. Intelectualidad al pedo, mirando por encima del hombro, quedándose ciega con el Derridà y el petardo intelectual de turno, una mujer que lo único que persigue con todo ello es pensar que es el ombligo del mundo y que todo debe girar a su alrededor. Al final gira ella, como un hamster en su bolita, una pompa de jabón más de esas como tantas se pasean por el paisito, creyendose lo más y que rascas un poquito (por no decir que apenas las rozas) y se convierten en el suelo en una mera gota de agua...La diferencia evidentemente con estas personas, la marca la DEFERENCIA: no hay mucha diferencia entre tirarse un pedo con el culo apretado o con ruido sonante; un pedo es un pedo, antes, ahora y siempre. Y en Uruguay, cualquier cagarro echa humo, ni llega a ser pedo....aunque se lo crea.

    ResponderEliminar