Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

miércoles, 28 de septiembre de 2011

ENTREVISTA CON RENEE SARAVIA & INTEGRANTES DEL GRUPO DE NARRADORES CUENTACONMIGO

Charla con el grupo de narración oral CUENTACONMIGO

Charla con Renée Saravia, Elsye Cianciarulo, Caty Vomero y Susana Zanoniani. Explican las actividades del grupo CUENTACONMIGO, integrado principalmente por señoras ex docentes.

Renee Saravia fue  invitada al  XXII Festival Internacional de Narración Oral  Cuéntalee que se realizó del 22 al 31 de julio en la Ciudad De México. Cuenta sus experiencias.

por eduardo paz carlson


¿Qué es “CuentaConmigo”?

Elsye Cainciarulo contando un cuento de terror
Elsye Cianciarulo: Hace algunos años atrás, un día, con Caty Vomero nos encontramos con Dora Pastoriza, una narradora argentina. Ella nos hizo ver más profundamente lo que es el arte de narrar. Empezamos a formar parte de un club de narradores que se organizó a través de la Asociación Uruguaya de Literatura Infantil, AULI.  Después tuvimos contacto con Francisco Garzón Céspedes, y vimos que dentro de la escuela de narración de Garzón Céspedes (que es el gran impulsor del movimiento de la narración oral escénica en América) encontramos la forma que nos interesaba a nosotros de narrar. Antes narrábamos sentados y con poco movimiento del cuerpo pero al estudiar mucha de la teoría presentada por este gran narrador, nos dimos cuenta de que el cuerpo “habla”. En 1994 decidimos fundar la Asociación de Narradores Independientes del Uruguay, ANNI. Esta asociación duró hasta 2006, en 2007 creamos CUENTACONMIGO.  Hoy somos 26 narradores y venimos de diferentes actividades y clases sociales todos unidos por nuestro amor al arte de narrar.

¿Cuáles son las actividades de CUENTACONMIGO?

Renée Saravia: Formamos narradores y narramos. Narramos cuentos de tradición oral o cuentos de autor anónimo.  

¿Qué autores?

Horacio Quiroga
RS: Principalmente, narradores nacionales y latinoamericanos. Por ejemplo, nos gustan mucho (y los narramos mucho), Eduardo Galeano, Mario Benedetti, Horacio Quiroga, Felisberto Hernández, Morosoli, Masliah, Susana Olaondo, Ziraldo  y muchos más .personalmente, me gusta narrar a Julio Cesar Castro, Juceca.

Leo Masliah
Caty Vomero:  Cada vez que visitamos escuelas o le narramos a niños nos piden cuentos de Horacio Quiroga, ¡eso no falla! En mi caso me especializo en cuentos infantiles. Es muy lindo ver como los niños fijan su atención fascinados y se dejan llevar por la historia.

¿Narran y actúan, dramatizan?

EC: No, no… nosotros no actuamos ni dramatizamos, narramos con el cuerpo, con los gestos, de la cara las manos, los brazos… No dramatizamos y tampoco declamamos o recitamos poesía. Nos vestimos de negro para no distraer a la audiencia.

¿Son cuentos largos o cortos?

CV: Cortitos, 15 a 20 minutos como mucho. Si no la gente se dispersa.

Felisberto Hernández
¿Narran sobre un escenario? ¿Utilizan efectos sonoros, escenografías?

CV: Narramos sobre escenarios aunque depende donde estemos. Si estamos un aula de una escuela, nos paramos frente al pizarrón o también podemos caminar entre los niños, eso es muy dinámico. Pero generalmente, narramos sobre un escenario. Avece sutilizamos sonidos, pero muy poco. Luces, las normales, no hacemos efectos con las luces y no utilizamos escenografías. La historia, la voz, el cuerpo y la forma de narrar es lo único importante. Las escenografías las crean los escuchas en sus cabezas mientras les estamos narrando.

RS: Hay narradores, sobre todo en otros países de Latinoamérica, que hacen cantar a la gente, algunos tocan instrumentos y cantan y bailan incluso.

EC: Pero nuestro estilo de “contada” pretende crear un clima más íntimo. Nosotros no representamos el cuento, no somos actores, nosotros lo que hacemos es presentar el cuento.

¿Narran exactamente el texto escrito por el autor?

Renée Saravia contando
RS: Eso es interesante. Nosotros incorporamos el cuento y al narrarlo le damos un toque propio, o sea que no decimos textualmente cada palabra escrita por el autor si no que lo vamos modificando, alargando acortando según la audiencia. Obviamente el cuento, la  historia no se toca pero sí cambiamos palabras, adaptamos algunos pasajes, lo narramos desde el sentimiento no desde la memoria, no narramos de memoria… narramos desde el corazón.

¿Organizan sus propias presentaciones o festivales?

EC: Sí, organizamos contada y festivales. Festivales que duran 1 semana o 2. Algunos son festivales nacionales otros con invitados de otros países. Cuando armamos un festival participamos todo el grupo  participa tanto como narradores como en la parte organizativa, por ejemplo. Ya van 4 festivales que hemos organizado.

RS: También nos presentamos en hospitales, clubes, teatros, escuelas, liceos. En Montevideo y en el interior. En el 2009 acudieron narradores  de Argentina, México, España. Se inició en el Club Uruguay. También se realzaron presentaciones en el Museo de la Memoria.

R.S. en CASA DE LA JUVENTUD, Puebla, Mx
CV: Hubo actividades para niños en el Teatro Florencio Sánchez en el Cerro que fue para niños de las escuelas del Cerro y estos niños vieron a los narradores extranjeros.

¿Ustedes cobran por narrar?

EC: En general no cobramos pero nos invitan con todos los gastos.

¿Si alguien siente que puede narrar, puede presentarse e integrarse o existe algún requisito?

EC: Nosotros hacemos un curso que va desde abril a noviembre y que llamamos “Curso Inicial” en la Casa del Maestro Jubilado (Paullier y Brandsen) que en realidad es la sede oficial la de CUENTACONMIGO.  El interesado deberá hacer prácticas de narración y pasar una evaluación para aprobar el curso. Luego, al año siguiente se puede integrar al taller permanente y salir a narrar con nosotros. Cobramos una cuota simbólica, mínima. No trabajamos con fines de lucro, lo que hacemos es una obra de difusión del arte de narrar porque lo consideramos un arte maravilloso.

CV: Todos tenemos algo de narrador. Recuero un señor muy mayor de Artigas que vivía en un residencial que visitábamos para narrar. Este señor era un narrador nato. Guedes se llamaba. No sabía leer ni escribir. Los cuentos que hacía eran fascinantes. Lo llevamos con nosotros a narrar y los niños quedaban encantados.  Cuentos de Lobizones y de tesoros que el encontró en el campo, detodo. Algunos, como este señor lo hacen naturalmente, otros debemos aprender las técnicas. Pero a todos nos fascina contar y que nos cuenten, es una fascinación ancestral. El nunca se había dado cuenta de ese talento natural que tenía ni de todo el bien que podía producir a los niños con sus cuentos.

¿Organizan sus propias presentaciones o festivales?

EC: Sí, organizamos contada y festivales. Festivales que duran 1 semana o 2. Algunos son festivales nacionales otros con invitados de otros países. Cuando armamos un festival participamos todo el grupo  participa tanto como narradores como en la parte organizativa, por ejemplo. Ya van 4 festivales que hemos organizado.

EC: Junto con cada festival se hace un curso-taller de perfeccionamiento a cargo de uno de los narradores invitados internacionales que da una máster class. Por lo general es con Marcela Sabio de Argentina o con Arnaldo Trejo de México.

¿Quién financia estos festivales?

RS: Nosotros, de nuestro bolsillo.

EC: Hacemos un ahorro anual y con eso pagamos todos  los gastos, salvo los pasajes, todos los gastos van por nuestra cuenta.

SZ: No cobramos entrada pero cuando vienen invitados extranjeros pedimos una donación o un bono colaboración porque tenemos muchos gastos.

CV: Otras veces pasamos el sombrero como se dice. Cuando los colegios nos contratan cobramos por la función. También en cumpleaños o fiestas.

Señora Renée Saravia, usted fue  invitada a participar del  XXII Festival Internacional de Narración Oral  Cuéntalee que se realizó del 22 al 31 de julio en la Ciudad De México y que está organizado por el Foro Internacional de Narración Oral (FINO) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Coordinación Nacional de Literatura de México.  ¿Fue la única narradora uruguaya invitada?

RS: Tuve el honor de estar en la función de cierre del festival el 31 de julio en El Palacio de Bellas Artes  con el programa “Había una  vez…desde el sur” junto a varios narradores más. Había narradores de Argentina, Cuba, Colombia, Venezuela, de España y de México. Fue estupendo. Quedó mucha gente afuera.  En México se valora muchísimo la Narración Oral como un arte en sí mismo. Además hay mucho apoyo institucional de parte del Estado mexicano y de innumerables fundaciones  y empresas que apoyan a distintos niveles. El festival estaba respaldado por el Instituto de Bellas Artes , el Ministerio de Cultura y otras dependencias gubernamentales de los diferentes Estados que visitamos.
El primer festival al que acudimos en 1996 fue al de Santa Fe (Festival e Cuentos) y después en México  (Cuéntalee) luego nos presentamos en Canarias y en Madrid. Desde entonces volvemos casi todos los años. También hemos ido a Cuba. Este año tuve la suerte de ser invitada a participar. Es por una cuestión de costos. Siempre fuimos de a 2. El año pasado también viajó conmigo Susana Zanoniani.

¿Cuál fue su repertorio?

Juceca
RS: Antes del cierre estuve en el Parque Xicoténcatl, en el Centro Cultural Iztapalapa, también estuve en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia el 22 de julio con el programa  “Mujeres de Coraje”, el 26 en Centro Comunitario San Lorenzo haciendo “Cuentos del lejano oriente”, el 27 de julio en el Museo Casa de Carranza  con “Cuentos en el Museo” y el 28 en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) con la contada “Cuentos del Universo”. En cuanto al repertorio en sí, narré 2 cuentos de Juceca, “Un asunto Clavado” y “Aquellas manijas de Claraboyas que ya no se encuentran”. También conté en la primera imprenta de América donde hoy hay  es el Museo del Libro en la ciudad de Mexico.  En otras funciones  anteriores en otras ciudades conté el cuento “Abusos”  de Agosto de García Márquez, que es un cuento un poquito de terror. También hice  2 cuentos tradicionales ingleses que traduje al castellano: uno es “cianuro” y el otro  “2 loros y 2 loras“que es un poquito picaresco. Como soy profesora de inglés también narro en inglés en colegios e instituciones de habla inglesa. Es impresionante la cantidad de público que va a cada función. También fui a Puebla en la Biblioteca Palafoxiana y a una institución para Alcoholicos Anónimos que se llama El Tamborcito en la ciudad de Puebla.  La gente me pedía autógrafos. Me entrevistaron para radios y revistas culturales.

Susana Zanoniani: En el festival anterior también les narramos a los presos, a los alcohólicos anónimos, residenciales para ancianos,  a los niños con problemas y después visitamos los pueblitos por ahí. La experiencia de Puebla fue maravillosa.

¿Y el Estado uruguayo les ha ayudado en algo?

Caty Vomero contando a niños
RS: Ningún respaldo.

EC: Nada.

RS: Bueno, no hemos pedido tampoco…

CV: Hemos presentado muchos proyectos y no hemos tenido eco.

EC: Una vez nos entregaron una cantidad de dinero para ese fin del 2006 al 2007 pero después nunca más.  Caty es los organizadores de los clubes de niños narradores desde hace ya 17 años, son más de 50 clubes, son clubes creados en las escuelas públicas. Ella hace 3 encuentro anuales de niños, uno en Piedras Blancas, otros en el Museo pedagogico y otro el Experimental de Malvin. Todo sin ayuda del Estado.

CV: una de las actividades que duran todo el año son las visitas al centro diurno del Piñeiro del Campo. Una de las narradoras era una funcionaria del hospital. La directora se interesó y ahora vamos todos los terceros martes de cada mes. Nosotros contamos y a su vez, los pacientes nos cuentan a nosotros y al resto. Son adultos mayores que cuentan sus experiencias de vida. Es una experiencia muy enriquecedora para todos. Lo llamaos Taller de Narrativa.  Después, a fin de año hacemos “Cuentos de Navidad”  cada año. Y en el Pereira Rossell en la Ludoteca y el año pasado estuvimos narrando también en La Peluffo Giguens

Cierre del XXII Festival De Narración Oral, agosto 2011, México
RS: también hemos realizo funciones para público en general. Estuvimos en diferentes cafés y bares de Montevideo por ejemplo: El Inesperado, El Bar del Galpón y otros.

¿Ustedes dan mucho al narrar pero que reciben a cambio? ¿Cómo responden sus escuchas?

EC: ¡Recibimos muchísimo! Uno mira a la gente cuando narra. Y uno siente como responden a lo que uno narra. Hay veces, el Cuento “celebración de la amistad” de Galeano por ejemplo, que a mis e me quiebra la voz y veo y siento que a ellos, los que me están escuchando, también se les mueven los sentimiento adentro. Hay momentos muy fuertes.

CV: Narrar a niños es una experiencia muy especial. Sobre todo a niños con discapacidades o que están viviendo situaciones familiares muy duras. La atención que prestan…  ¡Los ojitos bien abiertos! Viven intensamente el cuento y yo también. Después, la cantidad de afecto que uno recibe de ellos puede se abrumadora. Es un ida y vuelta de mucho amor. En las escuelas vamos aula por aula y narramos. Después les preguntamos si alguno de ellos les gustaría narrar que no tenemos el libro en la mano. Algunos niños nos dicen “…el libro lo tienen en el cerebro…” otros nos han dicho “tienen le libro en el corazón.” De estos grupos vamos seleccionando niños que quieren contar

¿Cuál es la mejor cualidad que debe tener un narrador?

RS: El buen narrador tiene que poder desaparecer.

-o-


No hay comentarios.:

Publicar un comentario