Puedes ver mis obras y mucho más en

castrovalva recomienda la música de Robert Jürjendal

entrevistas y artículos por eduardo paz carlson

domingo, 19 de junio de 2011

FLEET FOXES: LA CELEBRACIÓN DEL CANTO

versión publicada en El Observador, O2, domingo 19 junio, 2011

version original, full.                               


por Eduardo Paz Carlson


Luces cálidas, ambiente sereno, algo misterioso. Salen a escena, parecen confundíos, algo torpes. Visten ropas de gente común: vaqueros gastados, botas reventadas por años de uso: no tienen el look de rock stars. Robin Pecknold, vocalista líder y compositor de la banda, que con su barba y pelo revuelto parece un granjero ermitaño de los Apalaches, saluda con un gesto a la audiencia se acomoda nerviosamente la guitarra y sonríe. Amaga empezar a cantar. La audiencia trata de reprimir su ansiedad por escucharlo. Desde el fondo se escucha un coro, solo voces,nada de instrumentos… pero el público reconoce el tema Bedoiun Dress (de su nuevo disco, Helplessness Blues) se deja llevar jubiloso. Cerca de Pecknold, Skyler Skjelset, el guitarrista principal, con aire nerd universitario espera la señal para arrancar con sus acordes. El comportamiento en vivo de estos músicos no tiene nada que ver con el histrionismo histérico y de las bandas rockeras ni la actitud distante y cerebral de los jazzeros. Les interesa la música tocan, no buscan efectos ni trucos para impresionar a las audiencias.


 Tienen demasiadas canciones para ofrecer como para perder tiempo con artificios.

Amigos desde la secundaria, Robin y Skyler, congeniaron inmediatamente por su mutuo interés por músicos como Bob dylan, Brian Wilson, Neil Young y muchos otros cantores folk estadounidenses. El pop-rock comercial de los 60tas, las experimentaciones de la música psicodélica y las grandes bandas progresivas también influyeron en las composiciones de estos jóvenes oriundos de Oregon. En 2008 publican el EP Sun Giant (con 5 temas) y poco tiempo después lanzan su primer álbum, Fleet Foxes. Enseguida se empiezan a hacer notar en los círculos de de la música Indie.

La alegría de cantar

Fleet foxes es un grupo de veinteañeros que se encuadra perfectamente en la tradición más puramente anglosajona del arte de cantar en comunidad. Los niños estadounidenses se inician en esta tradición desde que nacen, prácticamente. En casa hay un órgano o piano. Se canta en las ocasiones festivas. En la escuela. En el liceo cada estudiante aprende a tocar un instrumento, se crean bandas. Cada domingo en la iglesia se reúne la congregación para cantar. Cantan juntos, reafirman lazos. En los estadios de Baseball, en el descanso de la séptima entrada, se canta el himno que, además, es un himno muy cantable. Hay canciones por todas partes, la gente canta, celebra la vida.

Fleet Foxes surge de esta tradición cantoral. Al escuchar sus canciones se detectan claramente distintas etapas de la música anglosajona de los últimos 60 años. Está el folk seco y duro de los campesinos pobres de la “America” profunda en Red Squirrel /Sun Rise o el blues blanco y doliente de Oliver James. Aparecen salmos en Sun Giant. Surgen coros al mejor estilo Beach Boys o de la legendaria agrupación Crosby Stills Nash & Young en las canciónes The plains/Bitter Dance o White Winter Hymnal. En la instrumental The cascades se reconocen guitarras de los álbumes Foxtrot o Trespass del Genesis de Peter Gabriel o las brumas del grupo experimental Popol Vuh que Werner Herzog tanto utilizó para musicalizar sus películas. En Meadowlarks o Crayon Angels o Someone You'd Admire, se desliza una gozosa melancolía por algo perdido y se diría que es uan canción Cat Stevens pero no, es diferente: hechizan unos coros arcanos que dejan al oyente en vilo. En Your protector, parece que se está escuchando la banda sonora de una serie televisiva de Cowboys.

Las canciones de Fleet Foxes mueven emociones diferentes y hondas: se puede querer bailar con un pop sexy y juguetón de In The Hot, Hot Rays, celebrar la vida descaradamente en Ragged Wood o expresar el anhelo desesperado por un amor en Helplessness blues o liberarse de preocupaciones con la juvenil alegría veraniega en Mykonos…

Son canciones para cantar y cantar.

Armonías y letras.

En una entrevista reciente, un periodista les preguntó a Pecknold y a Skjelset: “¿Quién escribe las armonías?” Los músicos se miraron entre sí, y tratando de disimular la sorpresa y casi al unisiono respondieron: “nadie, no las escribimos, nos salen solas…”

Esa es la clave de Fleet Foxes: armonías cantables. Tan cantables que el oyente se sorprende cantándolas naturalmente por qué no son artificiales, surgen desde adentro y agradan al cantor. Armonías vocales que recuerdan a la banda Yes entrelazándose con flautas melotrónicas y saxos muy del álbum Islands de King Crimson o arreglos de cuerdas al estilo de Bjork como en The Shrine / An Argument.

Y las armonías se le suman letras simples pero profundas y luminosas que hablan de amores que son como huertas y mundos estresantes que marean :

Fragmento de helplessness blues:

(…)If I know only one thing
Is that everything I see
of the world outside is full of such wonder
that often, I barely can speak


Yeah, I'm tongue-tied and dizzy
and i can't keep it to myself
what good is it to sing helplessness blues?
Why should I wait for anyone else


And I know, I know you keep me on the shelf
I'll come back to you someday,
soon, myself



If I had an orchard,
I'd work til I'm raw.
If I had an orchard,
I'd work til I'm sore.


And you would wait table til you ran the store


oh oh ohh


If I had an orchard, I'd work til I'm sore

No hay comentarios.:

Publicar un comentario